jueves, 31 de julio de 2008

TRANSPORTE DE LA MADERA

Olli Eeronheimo

El transporte de la madera es el eslabón entre el aprovechamiento forestal y la fábrica. Es una operación de gran importancia económica: en el hemisferio norte representa del 40 al 60 % del coste total del abastecimiento de madera en la fábrica (excepto el canon por pie), y en los trópicos la proporción es todavía mayor.
He aquí los factores básicos que afectan al transporte de la madera: las dimensiones de la operación; la situación geográfica del bosque y de la fábrica, así como la distancia entre ellas; el surtido de madera para el que está proyectada la fábrica; y las clases de transporte disponibles y adecuadas. Los principales surtidos de madera los forman árboles completos con ramas, troncos escandalados, trozas largas (por lo común de 10 a 16 m de largo), trozas cortas (por lo común de 2 a 6 m), astillas y leña para trizar. Muchas fábricas aceptan surtidos variados de madera, mientras que otras sólo aceptan determinados tipos: por ejemplo, trozas cortas por carretera. El transporte se realiza por carretera, ferrocarril, barco, flotación por vía fluvial o, según la geografía y la distancia, varios de estos medios. Con todo, la forma principal de transporte de la madera es el transporte en camión por carretera.
En muchos casos, el transporte, sobre todo por carretera, es una parte integral de la operación de aprovechamiento, por lo que cualquier problema puede paralizar toda la operación de aprovechamiento. La urgencia puede dar lugar a una demanda de horas extraordinarias y a un deseo de economizar gastos que ponga en peligro la seguridad de los trabajadores.
Tanto el aprovechamiento forestal como el transporte de la madera suelen realizarse por contrata. En los casos en que hay muchos servicios contratados y subcontratados, pueden plantearse problemas respecto a la responsabilidad de proteger la seguridad y la salud de determinados trabajadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada