lunes, 31 de diciembre de 2012

Mezclado de los compuestos del caucho (II)

El malaxador Banbury requiere una amplia y eficaz campana para apresar el polvo de la carga y los humos y la neblina de aceite procedentes de la mezcla de caucho caliente. Campanas bien diseñ adas pueden verse afectadas por corrientes procedentes de los ventiladores de pie utilizados por el operario. Para transportar bolsas desde la carretilla al transportador de carga a veces se utilizan equipos elé ctricos.

Los laminadores disponen de campanas de aspiración que recogen las emisiones de neblina aceite, vapores y humos procedentes del caucho caliente. En estas campanas, salvo que esté n dotadas de un cerramiento adicional, la recogida de polvo resulta menos efectiva cuando se mezclan compuestos en el laminador o é ste se empolva con polvos antiadherentes (vé ase la Figura 80.13). Tambié n estas campanas son sensibles a las corrientes procedentes de ventiladores de pie o al aire generado por una ventilació n general mal direccionada. En ocasiones, se recurre a un sistema de empuje y arrastre que genera una cortina de aire delante del operario dirigida hacia la campana. A menudo, los laminadores se elevan para situar el estrecha- miento entre cilindros fuera del alcance del operario y disponen de un cable o una barra delante del operario que interrumpe el funcionamiento del laminador en caso de emergencia. Los operarios utilizan guantes gruesos, que protegen los dedos si la mano queda atrapada en el estrechamiento entre cilindros.
Las placas de caucho procedentes de laminadores y calandrias se recubren para evitar que se adhieran entre sí. Esta operació n se realiza a veces empolvando el caucho, aunque actualmente se suele hacer mediante inmersión en un bañ o de agua con un compuesto antiadherente (vé ase la Figura 80.14), lo que reduce considerablemente la exposició n al polvo y mejora el mantenimiento.

domingo, 30 de diciembre de 2012

Secado

Se secan só lidos humedecidos con agua o disolventes durante muchas operaciones de fabricación farmacéutica. Los secadores tienen distintos diseños y características con confinamiento y control variables de vapores y polvos (vé ase Figura 79.11). Los vapores de disolventes inflamables y los polvos explosivos trans- portados por el aire pueden crear atmó sferas inflamables o explosivas; la ventilación de seguridad contra explosiones es particularmente importante en los secadores confinados. La dilución y la VAL reducen el riesgo de incendios o explosiones, ademá s de controlar las exposiciones de los trabajadores a los vapores de disolventes cuando se manipulan tortas hú medas, o a los polvos transportados por el aire al descargar los productos secos. La carga o descarga de bandejas, recipientes o contenedores de secadores implica la manipulació n de materiales pesados (véase Figura 79.12). En estas tareas manuales se utilizan equipos mecá nicos (p. ej., gatos de tambor, elevadores y plataformas de trabajo). Se debe disponer de colirios y duchas de seguridad pró ximos al lugar de trabajo para el caso de accidente de los trabajadores que entren en contacto con disolventes y polvos.

sábado, 29 de diciembre de 2012

Granulación

Se granulan só lidos secos y húmedos para modificar sus propiedades físicas. Los granuladores tienen distintos diseños y características con confinamiento y control variables de los riesgos mecá nicos y los polvos y vapores transportados por el aire (Perry 1984; Swarbick y Boylan 1996). Los granuladores cerrados


viernes, 28 de diciembre de 2012

Composición

En las operaciones de composición se mezclan sólidos y líquidos para producir soluciones, suspensiones, jarabes, pomadas y pastas. Se recomienda el empleo de equipos de procesado confinados y de sistemas de transferencia cuando se utilizan materiales altamente peligrosos (Kroschwitz 1992; Perry 1984). Los agentes amortiguadores, detergentes y germicidas que actúan como neutralizantes, limpiadores y biocidas pueden ser peligrosos para los trabajadores. Los colirios y las duchas de seguridad reducen las lesiones si los trabajadores entran en contacto accidentalmente con sustancias corrosivas o irritantes. Las superficies hú medas de las á reas de composició n exigen la protección de los peligros elé ctricos de los equipos y servicios. El vapor y el agua caliente plantean riesgos té rmicos durante las actividades de composición y limpieza. Las lesiones de los trabajadores debido a quemaduras y caídas se previenen instalando aislamientos sobre las superficies calientes y manteniendo suelos secos antideslizantes.

jueves, 27 de diciembre de 2012

Filtración

Durante las operaciones de filtración se separan sólidos y líquidos. Los filtros tienen distintos diseñ os y características, variando el confinamiento y el control de líquidos y vapores (Kroschwitz 1992: Perry 1984). Cuando se utilizan filtros abiertos para materiales peligrosos, los trabajadores pueden estar expuestos a líquidos, só lidos hú medos, vapores y aerosoles durante las operaciones de carga y descarga. Se puede utilizar equipo cerrado de procesado para filtrar materiales altamente peligrosos, reducir las emisiones de vapor y prevenir las exposiciones (véase Figura 79.9). La filtració n se debe realizar en á reas con control de vertidos y buena dilució n y VAL. Se pueden eliminar los vapores de disolventes volá tiles mediante salidas en los equipos cerrados, controlá ndose mediante dispositivos de emisió n de aire (p. ej., condensadores, purificadores, adsorbentes).

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Gasolina.

El producto má s importante de las refinerías es la gasolina para motores, una mezcla de fracciones de hidrocarburos con puntos de ebullició n relativamente bajos, incluida la gasolina reformada, de alquilato, nafta alifá tica (nafta ligera de destilació n directa), nafta aromá tica (nafta de craqueo té rmico y catalítico) y aditivos. Las mezclas de gasolina tienen puntos de ebullición que van desde temperaturas ambiente hasta unos
204 C, y un punto de inflamació n inferior a –40 C. Las cualidades críticas de la gasolina son el índice de octano (cualidad antidetonante), la volatilidad (arranque y tapó n de vapor) y la presió n de vapor (control ambiental). Los aditivos se utilizan para mejorar el rendimiento de la gasolina y proporcionar protecció n frente a la oxidació n y la corrosión. La gasolina empleada en aviació n es un producto de alto índice de octano, una mezcla especialmente estudiada para ofrecer buen rendi- miento a grandes altitudes.
El plomo tetraetílico (PTE) y el plomo tetrametílico (PTM) son aditivos de la gasolina que mejoran los índices de octano y las cualidades antidetonantes. En un esfuerzo por reducir la presencia de plomo en las emisiones de escape de los automó - viles, estos aditivos ya no se utilizan de modo habitual, excepto en la gasolina empleada en aviación.
Para mejorar las cualidades antidetonantes de la gasolina sin plomo y reducir las emisiones de monó xido de carbono, en lugar de PTE y PTM se utilizan etilbutilé ter terciario (EBET), metilbutilé ter terciario (MBET), amilmetilé ter terciario (AMET) y otros compuestos oxigenados.

martes, 25 de diciembre de 2012

El gas de petróleo licuado (GLP)

El gas de petróleo licuado (GLP), constituido por mezclas de hidrocarburos parafínicos y olefínicos, como el propano y el butano, se produce para utilizarlo como combustible, y se almacena y manipula en fase líquida a presió n. El GPL tiene puntos de ebullición que van desde aproximadamente 74 C hasta 38 C, es incoloro y sus vapores son má s pesados que el aire y extremadamente inflamables. Las cualidades importantes del GPL desde la perspectiva de la salud y seguridad en el trabajo, son la presió n de vapor y el control de los contaminantes.

lunes, 24 de diciembre de 2012

Combustibles

Los principales productos combustibles son el gas de petróleo
licuado, la gasolina, el queroseno, el combustible para motores de reacción, el gasóleo diesel, el gasó leo para calefacció n y el fuel residual.

domingo, 23 de diciembre de 2012

Catalizadores sólidos

En los procesos de refino se utilizan varios catalizadores sólidos diferentes, de numerosas formas distintas, desde pastillas hasta cuentas granulares o polvos, constituidos por diversos materiales y con diversas composiciones. En unidades de lecho mó vil y fijo se emplean catalizadores de pastillas extruidas, mientras que en procesos de lecho fluido se usan catalizadores de partículas esféricas finas. Los catalizadores utilizados en procesos que eliminan el azufre está n impregnados de cobalto, níquel o molibdeno. En las unidades de craqueo se emplean catalizadores de función á cida: arcilla natural, alú mina-silíce y zeolitas. En la isomerización y la reforma se emplean catalizadores de funció n á cida impregnados de platino u otros metales nobles. Los catalizadores agotados requieren medidas especiales de manipulaci n y protección frente a las exposiciones, dado que a veces contienen metales, aceites aromá ticos, compuestos aromá ticos policíclicos cancerígenos u otros materiales peligrosos, y tambié n pueden ser pirofó ricos.

sábado, 22 de diciembre de 2012

Normas y reglamentos

Las instalaciones de proceso están sometidas a dos formas distintas e independientes de normas y reglamentos.
1. Los có digos, normas y reglamentos externos aplicables al diseñ o, el funcionamiento y la protección de las instalaciones
y los trabajadores del proceso, incluyen por lo común los reglamentos oficiales y las normas y prácticas de las asociaciones empresariales y de la industria.
2. Los principios, las directrices y los procedimientos internos, elaborados o adoptados por la empresa o instalació n como complemento a los requisitos externos y para cubrir procesos diferentes o ú nicos, se revisan perió dicamente y se modifican cuando es necesario, de acuerdo con la gestió n del sistema de cambios de la instalación.

viernes, 21 de diciembre de 2012

Investigación de los accidentes-incidentes durante el proceso

Las instalaciones de proceso debieran tener establecido procedimientos para investigar y analizar a fondo los accidentes-inci- dentes y los cuasiaccidentes relacionados con el proceso, aplicar y resolver rá pidamente lo averiguado y las recomendaciones y revisar los resultados con los trabajadores y los subcontratistas con puestos relevantes respecto a las causas del accidente. Los accidentes-incidentes (o cuasiaccidentes) son investigados a fondo lo má s pronto posible por un equipo que incluye al menos una persona que conozca la operació n del proceso implicada y otras con los conocimientos y experiencia adecuados.

jueves, 20 de diciembre de 2012

Auditorías periódicas de seguridad (II)

Las listas de comprobació n específicas de la instalació n y las unidades de procesado suelen elaborarse para su utilizació n cuando se realizan auditorías de seguridad de procesos que contemplen los aspectos siguientes:
• revisió n del programa de orientació n y gestió n de la seguridad de procesos;
• visita preliminar a la refinería o instalació n de tratamiento de
gas;
• revisió n de la documentació n de la instalació n de proceso;
• “incidentes previos” y cuasierrores (en la instalació n o en una unidad específica);
• determinació n y revisió n de las unidades de procesado seleccionadas para someterlas a auditoría;
• construcció n de unidades de procesado (iniciales y modificaciones posteriores);
• riesgos químicos de la unidad (materias primas, catalizadores, productos químicos, etc.);
• operaciones de las unidades de procesado;

• controles de la unidad, sistemas de emergencia y de seguridad;
• mantenimiento, reparación, prueba e inspección de las unidades;
• formación y participación de los trabajadores relacionados con
la unidad;
• programa de cambios y modificaciones: gestión, aplicación y eficacia,
• protección contra incendios en el proceso y procedimientos de notificació n y respuesta ante emergencias.

Dado que los objetivos y el alcance de las auditorías es variable, en el equipo de auditoría de cumplimiento debe haber al menos una persona con conocimientos sobre el proceso auditado, una persona con experiencia en las normas y reglamentos aplicables y otra persona con la formació n y la cualificació n necesaria para dirigir la auditoría. El departamento de gestió n decide la inclusió n de uno o má s expertos externos en el equipo, si la instalació n no cuenta con el suficiente personal o carece de expertos, o si los requisitos legales así lo exigen.

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Auditorías periódicas de seguridad (I)

En muchas instalaciones de proceso se realizan auditorías de autoevaluació n de la gestió n de seguridad de procesos para medir el rendimiento de la planta y garantizar el cumplimiento de los requisitos internos y externos (legales, de la empresa y de la industria) sobre seguridad de los procesos. Los dos principios bá sicos de estas auditorías son: recopilació n de toda la documen- tació n relevante acerca de los requisitos de gestió n de seguridad de procesos en una instalació n específica y determinació n de la puesta en prá ctica y eficacia del programa mediante el segui- miento de su aplicació n en uno o má s procesos determinados. Se elabora un informe de los hallazgos y recomendaciones de la auditoría; el departamento de gestió n de la instalació n docu- menta có mo se han corregido o mitigado las deficiencias y, en caso contrario, la causa de que no se haya realizado la correcció n correspondiente.
Los programas de auditorías de cumplimiento de las plantas de procesado de hidrocarburos incluyen los aspectos siguientes:
• establecimiento de objetivos, programa y mé todos de verifica- ció n de los hallazgos antes de la auditoría;
• determinació n de la metodología (o formato) que va a utili-
zarse al realizar la auditoría, y elaboració n de listas de compro- bació n o formularios de informe de auditoría;
• disponibilidad para certificar el cumplimiento de los requisitos
del gobierno, la empresa y la industria;
• asignació n de equipos de auditoría con los conocimientos prá c- ticos adecuados (expertos internos y/o externos);
• respuestas rá pidas a todos los hallazgos y recomendaciones y documentació n de las acciones llevadas a cabo;
• conservació n de una copia del ú ltimo (como mínimo) informe de auditoría de cumplimiento.

martes, 18 de diciembre de 2012

Equipos pesados

Unicamente podrá manejar equipos pesados el personal debidamente autorizado y formado. Los trabajadores deben estar siempre alerta y no acercarse nunca a los equipos pesados salvo que esté n seguros de que el conductor sabe dó nde está n, qué quieren hacer y a dó nde pretenden dirigirse.

lunes, 17 de diciembre de 2012

Medidas preventivas en el lugar de trabajo

La fase de evaluació n de objetivos y la de prospección más detallada requieren la instalación de campamentos de mayor tamaño y el empleo de equipos pesados en el lugar de trabajo. Cuando se utilice maquinaria pesada só lo se permitirá el acceso al lugar de trabajo a los trabajadores con experiencia o a los visitantes autorizados.

domingo, 16 de diciembre de 2012

Formación.

Los trabajadores deben estar formados en el uso seguro de todo el equipo. Todos los geofísicos y auxiliares deben recibir formació n sobre el uso de los equipos geofísicos de tierra que funcionen con alto voltaje. Otros temas de formació n podrían ser la prevenció n de incendios, los simulacros de incendios y la manipulació n de combustibles o de armas de fuego.

sábado, 15 de diciembre de 2012

Comunicación.

Es importante establecer planes de comunicación. Una buena comunicació n aumenta la moral y la seguridad y es la base de un plan de acció n de emergencia.

viernes, 14 de diciembre de 2012

Animales de tiro en Nepal

En Nepal, los bueyes y los búfalos macho son la principal fuerza de tracción para labrar los campos. También se emplean para tirar de los carros, aplastar la caña de azúcar y las semillas de aceite y para arrastrar cargas. Debido a la naturaleza topográfica del país y al elevado precio del carburante, hay pocas oportunidades para la mecanización del campo. Por consiguiente, la demanda de animales de tiro es elevada en este país (Joshi 1983).
En la producción de trigo, la contribución de los bueyes en términos de días de trabajo es de un 42 % en el arado, un 3 % en el transplante y un 55 % en el trillado. En los arrozales, los porcentajes son del 63 % en el arado, del9% en el transplante y del 28 % en el trillado (Joshi 1983; Stem, Joshi y Orlic 1995). Dependiendo de la faena, los animales de tiro trabajan un buen número de horas al día durante un número predetermi- nado de días consecutivos antes de poder descansar. Por ejemplo, una jornada completa de arado es de 6 horas por término medio para un buey, y la jornada promedio para las vacas es de4a5 días. Los animales que se utilizan para el arado siguen un ritmo de trabajo consistente en6a8 días consecutivos de trabajo, seguidos por 2 días de descanso. En el caso de la trilla, las vacas u otros animales menos pesados suelen trabajar de 6 a 8 horas al día. La duración y el patrón para la trilla y el transporte varían en función de las necesidades. Habitualmente, un buey trabajando a tiempo completo en el arado (máximo trabajo de labranza) trabaja 163 días al año.

jueves, 13 de diciembre de 2012

Animales de tiro en la India

Según Ramaswami y Narasimhan (1982), 70 millones de búfalos y 8 millones de búfalos generan unos 30.000 millones de vatios de potencia, siguiendo el cálculo del Indian Council of Agricultural Research (ICAR), según el cual cada animal produce 0,5 CV. Para generar, transmitir y distribuir esta potencia en los mismos múltiples puntos en los que debe aplicarse haría falta una inversión de 3 billones de rupias. También se ha calculado que en el sistema de carros de bueyes de India se han invertido 30.000 millones de rupias, frente a los 45.000 millones invertidos en el ferrocarril.
El Ministerio de Transporte y Marina Mercante calculó que entre 11.700 y 15.000 millones de toneladas de carga son trans portadas al año en las zonas urbanas mediante carros, frente a los 200.000 millones de toneladas que se transportan por ferro- carril. En las zonas rurales, a las que no llega el ferrocarril, los vehículos tirados por animales transportan unos 3.000 millones de toneladas de carga (Gorhe 1983).

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Animales de tiro en China

China tiene una larga tradición de cría de búfalos. Los animales se empleaban en el campo hace ya 2.500 años. El búfalo tiene un cuerpo más grande que las especies bovinas autóctonas. Los agri- cultores prefieren al búfalo debido a su mayor fuerza, su vida más duradera y su temperamento dócil. Un búfalo es capaz de proporcionar la fuerza necesaria para producir entre 7.500 y 12.500 kg de arroz (Yang 1995). La mayor parte se encuentra en explotaciones familiares para servir como animales de tiro. Los búfalos lecheros importados, Murrah y Nili/Ravi, y los cruces con estas dos razas, se crían principalmente en granjas estatales y en institutos de investigación. Durante siglos, los búfalos han sido criados para tiro fundamentalmente. Los animales sólo eran sacrificados para alimentación cuando envejecían o enfermaban. Era raro ordeñar a las búfalas. Después de generaciones de selec- ción y cría, el búfalo ha llegado a ser extremadamente adecuado para el trabajo, con tórax anchos y fuertes, patas fuertes, grandes pezuñas y un temperamento dócil.
En China, los búfalos se usan sobre todo en los arrozales y para acarreo de productos en el campo. También se emplean para sacar agua, remover la arcilla para hacer ladrillos, en los molinos y para exprimir el zumo de la caña de azúcar. La magnitud de esta utilización está descendiendo debido a la mecanización. El entrenamiento de los búfalos suele empezar a los dos años de edad. Empiezan a trabajar un año después. Su vida laboral es más larga que de las vacas, habitualmente más de 17 años. Es posible ver búfalos de más de 25 años que siguen trabajando en los campos. Trabajan entre 90 y 120 días al año en la zona de cultivo de arroz, con trabajo intensivo en prima- vera y en otoño, en que llegan a trabajar entre7y8 horas al día. La capacidad de trabajo varía mucho con el tamaño, la edad y el sexo del animal. La potencia de tiro alcanza su máximo entre las edades de 5 y 12 años, sigue siendo alta entre los 13 y los 15 y empieza a declinar a partir de los 16. La mayor parte de los búfalos macho son castrados (Yang 1995).
El búfalo de Shanghai, uno de los más grandes de China, tiene una excelente capacidad de trabajo. Trabajando ocho horas al día, un animal puede arar de 0,27 a 0,4 hectáreas de arrozal o de 0,4 a 0,53 hectáreas de tierra de secano (0,67 hectá- reas como máximo). Un búfalo puede arrastrar entre 800 y
1.000 kg en un carromato de ruedas de madera durante más de 24 km en una jornada. Un búfalo puede sacar agua suficiente como para regar 0,73 hectáreas de arrozal en 4 horas.
En algunas zonas productoras de azúcar, los búfalos se emplean para arrastrar las piedras que se emplean para aplastar la caña de azúcar. Seis búfalos trabajando en turnos pueden exprimir entre 7.500 y 9.000 kg de caña de azúcar, necesitando entre 15 y 20 minutos por cada 1.000 kg.

martes, 11 de diciembre de 2012

Animales de tiro en Bangladesh

En Bangladesh, el ganado vacuno desempeña un papel vital en la economía, aportando fuerza de tiro y leche, de forma que contri- buye hasta al 6,5 % del producto interior bruto (PIB) (Khan 1983). De los 22 millones de cabezas de ganado vacuno, el 90 % se emplean para tiro y transporte. De este total,
8,2 millones cumplen los dos propósitos, pues aportan fuerza de tiro y productos lácteos, leche y carne (aunque en cantidades mínimas) para el consumo familiar y para el comercio. Si se suma el valor energético de la fuerza de tiro y del estiércol (fertilizante y combustible), el ganado contribuye al PIB en un 11,3 %.
Se ha observado que algunas vacas son utilizadas para tiro, a pesar de los problemas de fertilidad y de las complicaciones sani- tarias, que dan como resultado una menor producción de leche
y de terneros. Aunque las vacas no suelen trabajar durante la lactancia, contribuyen de modo significativo al aporte anual de fuerza de tiro en Bangladesh: 2.,4 millones (31 %) de vacas adultas y 60.000 (47 %) búfalas adultas proporcionan fuerza bruta (Robertson y cols. 1994). Si se combina con el ganado trabajador macho, el 76 % del ganado vacuno adulto (11,2 millones) y del 85 al 90 % de los búfalos adultos (0,41 millones) se emplean para tiro (Khan 1983).
En conjunto no hay déficit de animales de tiro. Más bien hay problemas con la calidad de los animales disponibles para tiro, dado que los malnutridos son muy poco productivos (Orlic y Leng 1992).
Se emplean varias razas con fines de tiro, como las vacas deshi puras y las deshi puras cruzadas con las razas Sahiwal, Haryana y Red Sindhi de vacas, y con las razas Manipuri, Nili-Ravi y Murrah de búfalos. Los bueyes Deshi pesan 225 kg por término medio, los híbridos pesan un poco más, unos 275 kg, y los búfalos pesan 400 kg por término medio. Los toros, las vacas, los novillos y los bueyes se utilizan como fuerza bruta, pero los bueyes constituyen la principal fuente de energía en ese sentido. En Bangladesh, el mayor porcentaje de animales de tiro se emplea para preparar la tierra. Los investigadores recomiendan que se are la tierra de seis a siete veces antes de la siembra. Pero debido a la escasez de potencia de tiro, muchos productores sólo aran de cuatro a cinco veces para preparar cada cosecha. Todos los arados de Bangladesh requieren dos animales. Dos bueyes pueden arar 0,5 ha en 2,75 días (trabajando 6 horas al día)
(Orlic y Leng 1992; Robertson y cols. 1994).


lunes, 10 de diciembre de 2012

Favorecer el cumplimiento (II)

En algunos países, la legislación general dispone que la parte contratante —en este caso, la empresa o el propietario del bosque— y el contratista son responsables civiles solidarios o subsidiarios. Esta disposición puede ser muy útil para dejar a los contratistas irresponsables fuera de juego y favorecer el desa- rrollo de un sector de servicios cualificado.
Una medida más específica en la misma dirección es la acre- ditación de contratistas a través de las autoridades gubernamen- tales o de los administradores de indemnizaciones para trabajadores. En algunos países, los contratistas tienen que demostrar que están bien equipados, que son económicamente independientes y competentes desde el punto de vista técnico para realizar trabajos forestales. Las asociaciones de contratistas podrían desempeñar un papel similar, pero los programas volun- tarios no han tenido mucho éxito.
La inspección laboral en la industria forestal es una tarea muy difícil, debido a que los puestos de trabajo son temporales y están dispersos, a menudo en lugares lejanos e inaccesibles. Una estrategia que motiva a los actores a adoptar prácticas seguras es más prometedora que la inspección aislada. En países donde predominan grandes compañías forestales o propietarios de bosques, la autoinspección de los contratistas por dichas empresas, controladas por la inspección laboral o la administra- ción de indemnizaciones para trabajadores, es una manera de aumentar la cobertura. La inspección laboral directa deberá enfocarse en términos de problemas y geografía, para sacar el máximo partido al personal y al transporte. Como los inspec- tores laborales suelen no tener relación con el ámbito forestal, lo mejor es que la inspección se base en listas de control temá- ticas (“motosierras”, “campamentos”, etcétera), que los inspec- tores puedan utilizar después de uno o dos días de formación. La OIT dispone de un vídeo sobre inspección laboral en la industria forestal.
Uno de los mayores retos es integrar las disposiciones en materia de seguridad en los procedimientos rutinarios. Si existen disposiciones específicas de la industria forestal como cuerpo normativo independiente, los supervisores y los operarios suelen percibirlas como una restricción adicional además de las técnicas, logísticas y otros factores. En consecuencia, suelen pasarse por alto. El resto de este artículo ofrece una posibilidad para superar este obstáculo.



domingo, 9 de diciembre de 2012

Favorecer el cumplimiento (I)

Las disposiciones en materia de seguridad son papel mojado hasta que todos los participantes del sector forestal desempeñan su papel en la implantación. Jokulioma y Tapola (1993) dan una descripción de esta cooperación en Finlandia, que ha obtenido excelentes resultados. En la información, enseñanza y formación en materia de seguridad, incluidos los grupos a los que resulta difícil llegar, como los contratistas y los granjeros forestales, las asociaciones de contratistas y propietarios de bosques desem- peñan un papel crucial.
Las disposiciones en materia de seguridad tienen que ponerse a disposición de los usuarios en una forma accesible. Una buena práctica es la publicación en formato de bolsillo de concisos extractos ilustrados pertinentes para determinados trabajos, como el manejo de motosierras o cables-grúa. En muchos países, un porcentaje importante de los trabajadores forestales son inmi- grantes. Es necesario que las disposiciones y guías estén tradu- cidas a sus idiomas respectivos. Los fabricantes de equipos forestales también deben estar obligados a incluir en el manual del propietario información e instrucciones completas sobre todos los aspectos de mantenimiento y la seguridad de uso del equipo.

La cooperación de trabajadores y empresa es fundamental, a escala sectorial y, sobre todo, empresarial. La OIT (1991) ha ofrecido algunos ejemplos de cooperación que fueron un éxito y resultaron muy rentables. La situación, por lo común insatisfac- toria, de la seguridad en la industria forestal suele agravarse aun más cuando el trabajo es realizado por contratistas. En estos casos, los contratos ofrecidos por la parte contratante, el propie- tario del bosque o la industria deben siempre incluir una cláusula que exija el cumplimiento de los requisitos sobre seguridad, así como sanciones en caso de incumplimiento. Las disposi- ciones deben ser un anexo al contrato.

sábado, 8 de diciembre de 2012

Realizar el trabajo

La mayoría de las disposiciones en materia de seguridad contienen normas de comportamiento que el empleado supuesta- mente debe cumplir al realizar el trabajo. En el trabajo forestal, estas normas están relacionadas sobre todo con operaciones cruciales, tales como:

• el apeo y el trabajo con los árboles;
• la extracción, el almacenaje y el transporte de madera;
• el trabajo con los árboles derribados por el viento,
• encaramarse a los árboles y trabajar en sus copas.

Además de las normas internacionales y de las disposiciones nacionales que han demostrado su eficacia en varios países, el Repertorio de recomendaciones prácticas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) Seguridad y salud en el trabajo forestal, ofrece ejemplos y orientación sobre el diseño y la formu- lación de disposiciones a escala nacional o de empresa
(OIT 1969, 1997, 1998).
Las disposiciones en materia de seguridad han de revisarse y adaptarse de manera constante a los cambios de las circunstan- cias o complementarse para que comprendan nuevas tecnologías
o métodos de trabajo. Un sistema adecuado de información
e investigación de accidentes puede ser de gran ayuda a estos efectos. Por desgracia, pocos países están haciendo uso de esta posibilidad. La OIT (1991) ofrece algunos buenos ejemplos. Incluso sistemas bastante sencillos pueden proporcionar buenos indicadores. (Para más información, véase Strehlke 1989.) Las causas de accidentes en la industria forestal son complejas. Si no se basan en una comprensión correcta y completa, las medidas preventivas y las disposiciones suelen no dar en el clavo. Un buen ejemplo es la frecuente pero a menudo errónea identifica- ción de un “comportamiento poco seguro” como causa aparente. En la investigación de accidentes, deberá ponerse el mayor énfasis posible en comprender las causas de los acci- dentes, en lugar de en determinar quiénes son las personas responsables. El método del “árbol de causas” es demasiado oneroso para utilizarse de manera rutinaria, pero ha dado buenos resultados en casos complicados y como medio de aumentar la sensibilización sobre la importancia de la seguridad
y de mejorar la comunicación en las empresas (véase un informe sobre la experiencia suiza en Pellet 1995.)

viernes, 7 de diciembre de 2012

Orientación, bienestar y apoyo al empleado.

Como ejemplos cabe citar enseñar a los empleados nuevos cómo se realiza el trabajo y supervisar a los empleados. La práctica demuestra que la situa- ción de la seguridad en el trabajo en una empresa depende en gran medida de la manera en que la dirección mantenga la disciplina y desempeñe sus responsabilidades supervisoras.

jueves, 6 de diciembre de 2012

Resumen

En todos los centros de producción avícola, la humedad de ciertos procesos y la grasa pueden dejar los suelos en condiciones muy peligrosas, con el consiguiente riesgo elevado de resbalones y caídas. Una limpieza adecuada de los pisos, un drenaje apropiado (situando barreras protectoras en todos los orificios del suelo), un calzado correcto (impermeable y antideslizante) suministrado a los trabajadores y unos suelos antideslizantes constituyen factores esenciales en la prevención de estos riesgos.
Además, los niveles de ruido elevados son habituales en los centros mencionados. Debe prestarse atención a las medidas técnicas adoptadas para reducirlos. Deben ofrecerse tapones para los oídos y repuestos y debe formularse un programa de conservación de la audición plena en el que se prevea la realiza- ción de exploraciones auditivas anuales.
La industria avícola constituye una combinación interesante de operaciones intensivas en la utilización de mano de obra y procesos de alta tecnología. El sudor y la angustia humanos aún caracterizan este sector. Las demandas de un aumento del rendi- miento y de las velocidades de la cadena productiva eclipsan a menudo los esfuerzos dedicados a la formación y la protección adecuadas de los trabajadores. A medida que la tecnología mejora para contribuir a la eliminación de las lesiones o los tras- tornos debidos a la realización de movimientos repetitivos, es necesario que los equipos sean mantenidos y calibrados con cuidado por técnicos cualificados. En general, esta industria no atrae a técnicos altamente capacitados a causa de los mediocres niveles de remuneración, las condiciones de trabajo extremada- mente estresantes y el carácter de la dirección, a menudo auto- crática, que suele resistirse a los cambios positivos que pueden realizarse con una programación proactiva de la salud y la seguridad.

miércoles, 5 de diciembre de 2012

Elaboración de platos preparados

Los cuellos, los cuartos traseros y el resto de los cuerpos resul- tantes del deshuesado de las pechugas no se desperdician y se depositan en grandes trituradores o mezcladores de paletas, transportados a través de mezcladores refrigerados y arrojados en recipientes de gran capacidad. El producto suele venderse o enviarse a otras fases de elaboración para obtener las denomi- nadas “salchichas de pollo” o “salchichas de Francfort”.
El desarrollo reciente de alimentos preparados, que requieren una escasa elaboración en el hogar, ha dado lugar a la generación de productos de gran valor añadido en la industria avícola. Ciertas piezas seleccionadas de carne procedentes del deshue- sado de pechuga se sitúan en recipientes giratorios; a continua- ción, se mezclan combinaciones de sazonadores y especias al vacío durante un período de tiempo determinado. La carne gana no sólo en sabor, sino también en peso, lo que mejora el margen de beneficio. Después, las piezas se empaquetan en bandejas individuales, que se sellan al vacío y se embalan en pequeñas cajas para su transporte. El proceso no depende del tiempo, por lo que los trabajadores no están sometidos a las mismas veloci- dades de la cadena productiva como otros que intervienen en la fase de trinchado. El producto final debe ser manipulado, inspec- cionado y empaquetado con cuidado para lograr una presenta- ción adecuada en los establecimientos de venta.

martes, 4 de diciembre de 2012

Deshuesado de muslos y pollo triturado

En la industria avícola moderna no se desperdicia ninguna parte del pollo. Sus muslos se empaquetan a granel, se almacenan congelados o cuasicongelados y se elaboran o deshuesan, con tijeras u otros instrumentos de mano accionados por aire comprimido. Al igual que en la operación de deshuesado de pechugas, los trabajadores dedicados a esta tarea deben eliminar el exceso de grasa y la piel con tijeras. Las temperaturas en el área de trabajo puede oscilar entre los 4 y los 7 °C. A pesar de que los recortadores pueden utilizar guantes forrados, el enfriamiento de las manos restringe la circulación sanguínea, aumentando así la acción de los agentes de estrés ergonómico.
Una vez refrigerada, la elaboración de la carne de los muslos puede continuar mediante el añadido de sazonadores y la trituración bajo una capa de CO2. Se comercializa como preparados de pollo o a granel.

lunes, 3 de diciembre de 2012

Empaquetado y refrigeración (III)

A medida que las cajas de cartón con los paquetes se depo- sitan en las cintas transportadoras, los envoltorios pueden sellarse con calor mientras se inyecta CO2. Tales operaciones, unidas a una refrigeración continua, prolonga la vida útil de almacenamiento del producto. Asimismo, según avanzan las cajas, se añade una paleta de cápsulas de CO2 (hielo seco) para prolongar la vida útil del producto en su camino hacia el consu- midor en un camión refrigerado. No obstante, el CO2 plantea riesgos inherentes en las áreas cerradas. Las cápsulas pueden dejarse caer desde una rampa o extraerse de un gran recipiente parcialmente cubierto. Aunque el límite de exposición (TLV) correspondiente al CO2 es relativamente alto y se dispone de controles continuos, los trabajadores también deben recibir formación sobre sus riesgos y síntomas y utilizar guantes y protectores oculares. Asimismo, deben colocarse en la zona signos de advertencia adecuados.
Las cajas con el producto dispuesto en bandejas suelen sellarse con material adhesivo termoimpregnado inyectado en el cartón. Pueden producirse quemaduras dolorosas por contacto si los ajustes, los sensores y las presiones no son adecuadas. Los trabajadores deben utilizar protectores oculares con dispositivos laterales de defensa. Antes de realizar ajustes o reparaciones, los equipos de aplicación y sellado deben estar completamente desactivados y carentes de presión.
Después del sellado de las cajas, éstas pueden ser levantadas manualmente del transportador o ser trasladadas por una embandejadora automática u otro equipo accionado por control remoto. Debido a la elevada tasa productiva, existe la posibilidad de que se produzcan lesiones de espalda. Es un trabajo que suele desempeñarse en un medio ambiente frío, que tiende a provocar lesiones por tensión.
Desde un punto de vista ergonómico, la recuperación de cajas de cartón y el apilado puede automatizarse con facilidad, pero los costes de inversión y de mantenimiento son elevados.

domingo, 2 de diciembre de 2012

Medidas de salud y seguridad (II)

• La Recomendació n nº 14 (1921): sobre el trabajo nocturno de niñ os y jóvenes (agricultura) exige a todos los Estados miembros que regulen el empleo de niños menores de 14 añ os para trabajos agrícolas nocturnos, dejá ndoles un período de descanso en ningún caso inferior a 10 horas consecutivas. Para descanso no debe ser nunca inferior a 9 horas consecutivas.
El Convenio nº 110 (1958): sobre las plantaciones establece la obligació n de someter a todos los trabajadores contratados a exá menes mé dicos. Este Convenio es, obviamente, de gran importancia para los trabajadores de todas las edades.
El Convenio nº 127 (1967): sobre el peso má ximo indica las cargas ó ptimas que pueden ser manipuladas por el 90 % de los trabajadores en todo tipo de tareas manuales rutinarias y repetitivas.

sábado, 1 de diciembre de 2012

Medidas de salud y seguridad (I)

Las condiciones de trabajo deben ser mejoradas y reducidos los riesgos para la salud mediante una mayor mecanizació n. Las intervenciones ergonó micas para organizar el trabajo y la maquinaria utilizada, y el adiestramiento sistemá tico del cuerpo y de sus movimientos para asegurar unos buenos mé todos de trabajo, son esenciales.
Los mé todos necesarios de medicina preventiva deben ser estrictamente aplicados, entre ellos la formación en primeros auxilios, la dotació n de medios de tratamiento, las campañ as de promoció n de la salud y la vigilancia mé dica de los trabajadores. estabilidad econó mica son factores esenciales para mejorar la
calidad de vida de los que trabajan en los campos de arroz.
Deben respetarse los Convenios y Recomendaciones de la Organizació n Internacional del Trabajo (OIT), entre ellos los siguientes:
• El Convenio nº 10 (1921): sobre la edad mínima (agricultura) establece que los niñ os menores de 14 añ os no pueden ser contratados ni trabajar en explotaciones agrarias pú blicas o privadas ni en ninguna actividad relacionada, durante el horario escolar.
• La Recomendació n nº 14 (1921): sobre el trabajo nocturno de
niñ os y jó venes (agricultura) exige a todos los Estados miem- bros que regulen el empleo de niñ os menores de 14 añ os para trabajos agrícolas nocturnos, dejá ndoles un período de descanso en ningú n caso inferior a 10 horas consecutivas. Para descanso no debe ser nunca inferior a 9 horas consecutivas.

viernes, 30 de noviembre de 2012

Los riesgos comunes y específicos son los siguientes: (II)

Las enfermedades profesionales má s corrientes son, sin embargo, las de la piel, entre ellas eritemas y pú stulas causadas por las hojas de arroz aculeadas; abrasiones y lesiones de la piel causadas por plantas espinosas; callosidades en palmas, manos, rodillas y codos causadas por la mala postura y el uso de herramientas manuales; micosis (tiñ a) causada por epidermofitos y Monilia (candida) que puede complicarse con sensibilización secundaria; eritemas y pá pulas, con frecuencia debidos a estafilococos; dermatitis vesicular (pequeñ as ampollas) en los pies, a veces atribuida a Rhizopus parasiticus; sarna, generalmente causada por la penetración de la piel por Ancylostomae (anquilostomos); dermatitis esquistosomá tica causada directa o indirectamente por contacto con agua que contiene cercarias procedentes de hué spedes no humanos; y eritema, edema y pápulas resultantes de picaduras de insectos.

• Las enfermedades respiratorias causadas por polvo orgá nico e inorgá nico y sustancias químicas sinté ticas son tambié n comunes. Los niveles de endotoxinas de bacterias Gram nega- tivas en la atmó sfera son elevados en algunos países. La intoxicación con los gases de fermentació n en los silos de substratos con alto contenido de nitratos es otro problema para la salud.

• Los agentes climá ticos, como el calor, las fuertes lluvias, la humedad, los vientos, las tormentas y los rayos, conllevan riesgos tanto para los trabajadores como para el ganado.

• Los factores de estré s psicoló gico, como problemas económicos, sensació n de inseguridad, baja posició n social, falta de oportunidades de educación, falta de perspectivas para el futuro y riesgo de calamidades inesperadas, son especialmente comunes en los países en desarrollo.

jueves, 29 de noviembre de 2012

Los riesgos comunes y específicos son los siguientes: (I)

• Las malas condiciones de vivienda y de higiene, sumado a una alimentación inadecuada y a la necesidad de beber grandes cantidades de agua no siempre pura, producen debilidad general, fatiga, posible insolación, trastornos intestinales y diarrea. La mayoría de las lesiones causadas por la maquinaria agrícola se producen cuando los trabajadores no está n familiarizados con las má quinas. Los mú sculos, huesos y articulaciones se someten a un gran esfuerzo, tanto diná mico como está tico, produciendo cansancio físico, reduciendo la capacidad para el trabajo y aumentando las lesiones traumá ticas y los accidentes. Todos los añ os mueren niñ os y adolescentes, así como trabajadores migrantes, en los accidentes que tienen lugar en los campos.

 • Los agentes químicos, como fertilizantes, plaguicidas, potentes herbicidas y otras sustancias utilizadas ampliamente, aumentan los riesgos tanto para los trabajadores como para los animales o plantas que é stos consumen (por ejemplo, pescado, cangrejos, plantas acuá ticas, setas, hierbas medicinales, ratas de campo o incluso agua contaminada). • Enfermedades como el paludismo, el tétanos, la anquilostomiasis, la esquitosomiasis, la leptospirosis, la fiebre del heno, la dermatitis, la blefaritis, la conjuntivitis, el resfriado y la insolación son muy corrientes, al igual que los trastornos de origen alimentario (por ejemplo, deficiencia de proteínas, toxinas), el alcoholismo, el consumo excesivo de tabaco y otros hábitos adictivos.

lunes, 22 de octubre de 2012

VIDRIO, CERAMICA Y MATERIALES AFINES

Este capítulo abarca los siguientes sectores productivos:
• Vidrio
• Fibras de vidrio sintéticas
• Alfarería
• Baldosa cerámica
• Productos cerámicos industriales
• Tejas y ladrillos
• Refractarios
• Piedras preciosas sintéticas
• Fibras ópticas.

Es interesante señalar que muchos de estos sectores no sólo tienen raíces en la antigüedad, sino que también comparten varios procesos generales de fabricación. Por ejemplo, todos se basan fundamentalmente en el uso de materias primas que se encuentran en estado natural en polvo o en forma de finas partículas, las cuales se transforman por el calor en los productos deseados. Por lo tanto, a pesar de la variedad de procesos y productos comprendidos en este grupo, estos tratamientos comunes autorizan a adoptar una perspectiva general común de los riesgos potenciales para la salud asociados con tales indus- trias. Puesto que los distintos sectores de fabricación se componen tanto de segmentos pequeños y fragmentados
(por ejemplo, las fábricas de ladrillos) como de grandes plantas de fabricación técnicamente muy avanzadas y con miles de obreros, cada sector se describe por separado.

domingo, 21 de octubre de 2012

Limpieza

La necesidad de que la superficie exterior de la oblea se encuentre libre de partículas y contaminación exige una limpieza frecuente. Los métodos de limpieza principales son:

• lavado con agua desionizada y detergente;
• disolvente: alcohol isopropílico (IPA), acetona, etanol, terpenos;
• ácido: fluorhídrico (HF), sulfúrico (H2SO4) y peróxido de hidrógeno (H2O2), clorhídrico (HCl), nítrico (HNO3) y mezclas;
• cáustico: hidróxido de amonio (NH4OH).

sábado, 20 de octubre de 2012

Litografía

La litografía, conocida también como fotolitografía o enmascara- miento, es un método de formar patrones exactos sobre la oblea oxidada. El microcircuito electrónico se construye capa por capa, y cada una de éstas recibe un patrón de una máscara especificada en el diseño del circuito.
Los oficios de impresión desarrollaron los antecedentes verdaderos de los procesos actuales de microfabricación de dispositivos semiconductores. Estos avances son los relativos a la fabri cación de planchas de impresión, por lo común metálicas, sobre las que la eliminación de material mediante mordientes químicos produce un patrón en relieve superficial. Esta misma técnica básica es la utilizada en la producción de las máscaras maestras empleadas en la fabricación de cada capa del procesa- miento de un dispositivo.
Los proyectistas de circuitos digitalizan el sistema de circuitos básico de cada capa. Este esquema computarizado permite la generación rápida de los sistemas de circuitos de la máscara y facilita la realización de los cambios que puedan ser necesarios. Esta técnica se conoce como diseño asistido por ordenador
(CAD). Con ayuda de potentes algoritmos de ordenador, estos sistemas de diseño en línea permiten al proyectista disponer y modificar el sistema de circuitos sobre la misma pantalla de visualización con funciones de gráficos interactivas.
El dibujo final, o máscara, de cada capa de circuitos es creada por un ploter, o generador de patrones, controlado por ordenador. Estos dibujos obtenidos con el ploter se reducen después al tamaño real del circuito, una máscara maestra practicada sobre vidrio con relieve en cromo, y luego se reproducen en una placa de trabajo que sirve para la impresión por contacto o proyección sobre la oblea.
Estas máscaras delimitan el modelo de las zonas conductoras y aisladoras que se transfieren a la oblea mediante fotolitografía. La mayoría de las empresas no fabrican sus propias máscaras, sino que utilizan las suministradas por un fabricante de máscaras.

viernes, 19 de octubre de 2012

En la oxidación instantánea

En la oxidación instantánea, se procede al goteo continuo de agua desionizada en la superficie caliente del fondo de un recipiente de cuarzo, donde el agua se evapora en seguida al chocar con la superficie caliente. Una corriente de gas portador de nitrógeno u oxígeno pasa por encima del agua en evaporación y arrastra el vapor de agua hasta el horno de difusión.

jueves, 18 de octubre de 2012

En la oxidación en borboteador

se deposita agua desionizada en un recipiente llamado borboteador, donde se mantiene a una temperatura constante por debajo de su punto de ebullición de 100 °C con ayuda de una envuelta calefactora. Por el lado de entrada del borboteador se introduce gas nitrógeno u oxígeno, que se satura con vapor de agua a medida que sube por el agua y emerge por la salida hacia el horno de difusión. Los sistemas de borboteador parecen ser el método de oxidación más extendido.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Acumuladores de níquel-cadmio (II)

Otro modo de fabricar electrodos de cadmio es preparar una pasta de ó xido de cadmio mezclada con grafito, ó xido de hierro y parafina, que se tritura y se compacta finalmente por medio de rodillos para conformar el material activo. Este se prensa para formar un fleje de acero perforado mó vil que se seca, a veces se comprime, y se corta en placas. En esta fase pueden agregarse orejetas.
En los pasos siguientes se hace el montaje de los elementos y de la pila. En las pilas de gran tamañ o, los electrodos indivi- duales se montan formando grupos de electrodos con placas de polaridad opuesta intercaladas con separadores de plá stico. Los grupos pueden atornillarse o soldarse y se colocan en una carcasa de acero niquelado. Las carcasas de plá stico son de introducció n má s reciente. Los elementos se llenan con una disolució n electrolítica de hidró xido de potasio, que tambié n puede contener hidró xido de litio. Despué s se montan las bate- rías atornillando los elementos. Las pilas de plá stico se unen con cemento o cinta. Cada elemento se conecta al adyacente por medio de un puente de plomo para formar un borne positivo y otro negativo, uno en cada extremo de la batería.
En las pilas cilíndricas, las placas impregnadas se montan en grupos de electrodos enrollando los electrodos positivo y nega- tivo, separados por un material inerte, para formar un cilindro apretado. El electrodo cilíndrico se coloca entonces en una carcasa metá lica niquelada, se agrega electró lito de hidró xido de potasio y se sella el elemento por soldadura.
La reacció n química que se produce en la carga y descarga de las pilas de níquel-cadmio es la siguiente:
2Ni(OH)2 + Cd (OH)2 Cd° + 2 HO2O + 2NiOOH La exposició n má s importante al cadmio es la que se produce
en la manipulació n del nitrato de cadmio y su disolució n durante la fabricació n de pasta a partir de ó xido de cadmio en polvo y en la manipulació n del polvo activo seco. Es posible asimismo la exposició n durante el reciclaje del cadmio de las placas de desecho. El encerramiento y la automatizació n de las operaciones de pesaje y mezcla pueden reducir estos riesgos durante las primeras fases.
La exposició n a los compuestos del níquel puede controlarse con medidas parecidas. La producció n de níquel sinterizado a partir de carbonilo de níquel, aunque se realiza en maquinaria hermé tica, comporta una posible exposició n al carbonilo de níquel y al monó xido de carbono, ambos extremadamente tó xicos. Este proceso requiere una constante vigilancia de las fugas de gas.
La manipulació n de hidró xido de potasio o de hidró xido de litio cá usticos requiere ventilació n adecuada y protecció n indivi- dual. La soldadura genera humos y requiere sistemas de VAL.

martes, 16 de octubre de 2012

Acumuladores de níquel-cadmio (I)

El mé todo de fabricación de electrodos de níquel-cadmio más corriente en la actualidad es depositar el material activo del electrodo directamente sobre una placa o sustrato poroso de níquel sinterizado (vé ase la Figura 81.4.) La placa se elabora prensando una pasta de polvo de níquel sinterizado (que suele fabricarse por descomposició n de carbonilo de níquel) a travé s de una chapa perforada de acero niquelado (o tamiz de níquel o de acero niquelado) y sinterizá ndola o secá ndola al horno. Posteriormente, para determinados usos las placas se cortan, se pesan y se acuñan (comprimen), o se laminan en forma de espiral para pilas de tipo domé stico.
La placa sinterizada se impregna después con una disolución de nitrato de níquel para el electrodo positivo o de nitrato de cadmio para el negativo. Estas placas se lavan y se secan, se sumergen en hidró xido de sodio para formar hidró xido de níquel o hidró xido de cadmio y se vuelven a lavar y secar. Habi- tualmente, el paso siguiente es sumergir los electrodos positivo y negativo en una gran batería temporal con un 20 o 30 % de hidró xido de sodio. Se realizan ciclos de carga y descarga para eliminar impurezas y despué s se retiran, lavan y secan los electrodos.

lunes, 15 de octubre de 2012

Pilas Leclanché (II)

El montaje de los elementos se realiza vertiendo automá tica- mente la cantidad necesaria de pasta gelatinosa en las carcasas de zinc para formar un recubrimiento interior en el envase de zinc. En algunos casos, las carcasas cuentan con un acabado cromado debido a la introducció n y al vaciado de una mezcla de á cido cró mico e hidrocló rico antes de agregar la pasta gelati- nosa. Entonces se coloca el aglomerado cató dico en el centro de la carcasa. Se sitú a una varilla de carbono en el centro del cá todo para que actú e como colector de corriente.
Despué s se sella el elemento de zinc con parafina o cera fundida y se calienta con una llama para obtener una mejor estanquidad. Por ú ltimo, se sueldan los elementos para formar la pila. La reacció n de la pila es la siguiente:
2 MnO2  2 NH4Cl  Zn ZnCl2  H2O2  Mn2O3
Los trabajadores pueden quedar expuestos al dió xido de manganeso durante las operaciones de pesaje, carga de la mezcladora, trituració n, limpieza del horno, tamizado, prensado
y empaquetado manual, en funció n del grado de automatiza- ció n, de la estanquidad del recinto y de la ventilació n aspirante local. En el prensado y empaquetado manual de la mezcla hú meda, el trabajador está expuesto a la misma, que puede secarse y producir polvo inhalable; la exposició n al electró lito, ligeramente corrosivo, puede provocar dermatitis. Estos riesgos se reducen con medidas de higiene personal, con el uso de guantes y protecció n respiratoria en las operaciones de limpieza y mantenimiento, y con duchas y taquillas separadas para la ropa de calle y de trabajo. Como ya se ha dicho, el empaquetado y la formació n de tabletas son operaciones que entrañ an riesgo de ruido.
Durante la fabricació n de la pasta gelatinosa, la mezcla es automá tica y el trabajador só lo puede quedar expuesto durante la adición de los materiales. La adició n de cloruro mercú rico a la pasta gelatinosa comporta el riesgo de inhalació n y absorció n cutá nea y posible intoxicación por mercurio. Es necesario disponer de sistemas de VAL o de equipos de protecció n individual.
Tambié n es posible la exposición a derrames de á cido cró mico y ácido hidrocló rico durante el cromado, y a los humos de soldadura y del calentamiento del compuesto sellador. La mecanizació n del proceso de cromado, el uso de guantes y de sistemas de VAL para las operaciones de soldadura y sellado té rmico son precauciones adecuadas.

domingo, 14 de octubre de 2012

Pilas Leclanché (I)

La Figura 81.3 ilustra la producció n de las pilas secas Leclanché . El electrodo positivo o la mezcla cató dica contiene entre 60 y 70 % de dió xido de manganeso, y el resto es grafito, negro de acetileno, sales amó nicas, cloruro de zinc y agua. Se pesa el polvo fino y seco de dió xido de manganeso, grafito y negro de acetileno y se introduce en un molinillo mezclador; se agrega el electró lito compuesto de agua, cloruro de zinc y cloruro de amonio, y la mezcla así preparada se comprime con una prensa de alimenta- ció n manual para formar aglomerados o tabletas. En ciertos casos, la mezcla se seca al horno, se tamiza y se vuelve a humedecer antes de producir las tabletas. Estas se inspeccionan y se empaquetan con má quinas de alimentació n manual tras dejar que se endurezcan durante algunos días. Los aglomerados se colocan despué s en bandejas y se remojan en el electró lito, quedando así listos para el montaje.
El á nodo es la carcasa de zinc, que se elabora a partir de tochos de zinc en una prensa caliente (o bien doblando y soldando chapas de zinc a la carcasa). En grandes tinas se mezcla una pasta orgá nica gelatinosa que consta de almidones de harina y maíz remojados en electró lito. Los ingredientes suelen verterse directamente de los sacos, sin pesarlos. La mezcla se depura despué s con astillas de zinc y dió xido de manganeso. Se agrega cloruro mercú rico al electró lito para formar una amalgama con el interior del envase de zinc. Esta pasta constituirá el medio conductor o electró lito.



sábado, 13 de octubre de 2012

Mezclado de los compuestos del caucho (I)

Se recurre a la aspiració n localizada para controlar el polvo, la neblina y los humos que se producen durante la preparació n y el mezclado de los compuestos del caucho y en los procesos de acabado, que comprenden el pulido y esmerilado de los productos del caucho (vé ase la Figura 80.11). Con prá cticas operativas y diseñ os de ventilació n adecuados, la exposició n al polvo es, por lo general, inferior a 2 mg/m3. El mantenimiento efectivo de filtros, campanas y equipos mecá nicos es un factor esencial del control de ingeniería. Los manuales sobre ventilación de la American Conference of Governmental Industrial Hygie- nists y del Rubber and the Plastics Research Association of Great Britain (ACGIH 1995) incluyen diseñ os específicos de campanas. Tradicionalmente, los productos químicos para el mezclado se vierten desde las tolvas a pequeñ as bolsas colocadas sobre la balanza de pesada, que, a continuación, se sitú an en un trans- portador y se vierten en el mezclador o laminador. La exposición al polvo se controla mediante una campana de aspiració n con ranuras situada detrá s de la balanza (vé ase la Figura 80.12)
y en algunos casos mediante campanas con ranuras junto a las tolvas de mezcla. El control del polvo en este proceso se mejora sustituyendo los polvos por partículas de mayor tamaño o gránulos, mezclando los ingredientes en una sola bolsa (a menudo termosellada) y suministrando los compuestos de forma automá tica desde la tolva de almacenamiento a la bolsa o directamente al mezclador. Las prácticas de trabajo del operario tambié n influyen considerablemente en el nivel de exposició n al polvo.


viernes, 12 de octubre de 2012

CONTROLES DE INGENIERIA

En la fabricació n de neumá ticos y otros productos de caucho los trabajadores está n expuestos a numerosos productos químicos, como polvos, só lidos, aceites y polímeros utilizados en la mezcla de compuestos, polvos antiadherentes, neblinas, humos y vapores generados al calentar y vulcanizar los compuestos de caucho y disolventes utilizados para los adhesivos y agentes adyuvantes de proceso. En la mayoría de los casos todavía se desconocen sus efectos sobre la salud, excepto que suelen ser de naturaleza cró nica y no aguda a los niveles típicos de exposició n. Normal- mente, los controles de ingeniería tienen por objetivo reducir de forma general el nivel de polvo, las emisiones del caucho calen- tado o los humos de vulcanizació n. Cuando el trabajador está expuesto a productos químicos, a disolventes o a agentes (ruido) localizados y reconocidos como dañ inos, los esfuerzos de control pueden dirigirse de forma má s específica, llegando en muchos casos a eliminar por completo la exposición.
En la fabricació n del caucho tal vez la forma má s efectiva de controlar los riesgos sea eliminar o sustituir los materiales nocivos. Así, por ejemplo, en el decenio de 1950 se detectó que la -naftilamina contenida como impureza en un antioxidante provocaba cá ncer de vejiga, por lo que se prohibió su uso. El benceno era antiguamente un disolvente habitual, pero en el decenio de 1950 fue sustituido por la nafta, o gasolina blanca, con un contenido de benceno reducido (del 4-7 % a menos del 0,1 % de la mezcla). El heptano se ha utilizado para sustituir al hexano, obtenié ndose rendimientos iguales o incluso superiores. En el vulcanizado de mangueras el revestimiento de plomo está siendo sustituido por otros materiales. En el diseñ o de los compuestos del caucho se está intentando reducir los efectos de la dermatitis debida a la manipulació n de los productos, así como la formació n de nitrosaminas durante la vulcanización. Los talcos utilizados como antiadherentes se seleccionan atendiendo a un bajo contenido en amianto y sílice.

jueves, 11 de octubre de 2012

Riesgo industrial y medidas de control

A mediados del decenio de 1980, el US National Institute for Occupational Safety and Health (NIOSH) realizó un estudio sobre la exposició n en las industrias en que se produce y se utiliza el butadieno. Los valores obtenidos eran superiores a 10 ppm en el 4 % de las muestras e inferiores a 1 ppm en el 81 % de las mismas. Los riesgos no eran homogé neos dentro de cada cate- goría específica de trabajo y se obtuvieron desviaciones de hasta 370 ppm. La exposició n al butadieno fue probablemente muy superior durante la segunda Guerra Mundial, momento en que la industria del caucho estaba en rá pido crecimiento. Sin embargo, un muestreo limitado a las plantas de fabricació n de neumá ticos de caucho y mangueras arrojó resultados por debajo del límite de detecció n (0,005 ppm) (Fajen, Lunsford y Roberts 1993).
Las exposiciones al butadieno pueden reducirse comprobando que los componentes de los sistemas de circuito cerrado no esté n gastados o incorrectamente conectados. Otras medidas para controlar riesgos potenciales pueden ser el uso de sistemas de circuito cerrado para el muestreo de cilindros, el uso de juntas mecá nicas duales para controlar escapes de bombas con fugas, el uso de indicadores magné ticos para supervisar las operaciones de llenado de vagones y el uso de una campana de laboratorio para el vaciado de cilindros.

miércoles, 10 de octubre de 2012

Efectos sobre la salud - Estudios en personas.

Los estudios epidemioló gicos realizados en personas han puesto de manifiesto un incremento de la morta- lidad por cá nceres linfá tico y hematopoyé tico asociado a exposiciones a butadieno en el trabajo. En la industria de producció n de butadieno, se detectó un aumento de linfosarcomas en trabajadores que habían comenzado a trabajar antes de 1946. En un estudio de caso sobre el control de los cá nceres linfá tico y hema- topoyé tico en ocho fá bricas de SBR se identificó una estrecha relació n entre la mortalidad por leucemia y la exposició n al butadieno. Entre las características comunes de estos casos de leucemia se encontraba el hecho de que la mayoría de los pacientes habían comenzado a trabajar antes de 1960, habían trabajado en tres plantas y durante un mínimo de 10 añ os. La Agencia Internacional para la Investigació n sobre el Cáncer (IARC) ha clasificado el 1,3-butadieno como presunto agente cancerígeno para el hombre (IARC 1992).
Un estudio epidemioló gico reciente ha aportado datos que confirman el incremento de la mortalidad por leucemia entre trabajadores de SBR expuestos al butadieno (Delzell y cols.
1996). Resulta especialmente significativa la correspondencia entre los linfomas inducidos en ratones expuestos al butadieno y los cá nceres linfá tico y hematopoyético asociados a la exposició n laboral al butadieno. Ademá s, las estimaciones de riesgo de cáncer en el hombre obtenidas tomando como base los datos sobre los linfomas inducidos por butadieno en ratones son simi- lares a las estimaciones de riesgo de leucemia determinadas a partir de los nuevos datos epidemioló gicos.

martes, 9 de octubre de 2012

Transferencia de líquidos

A menudo se transfieren líquidos entre los recipientes de almacenamiento, contenedores y equipo de procesado en el curso de las operaciones de fabricació n farmacé utica. Idealmente, las instala- ciones y procesos de fabricació n está n diseñ ados para minimizar la necesidad de transferir materiales peligrosos, disminuyendo de esta forma la posibilidad de vertidos y exposiciones. Se pueden transferir líquidos entre los recipientes y los equipos del proceso a travé s de estaciones de admisión, á reas dotadas de bridas de tubos muy pró ximas (Kroschwitz 1992). Esto permite realizar cone- xiones temporales entre los sistemas de conducció n. En las esta- ciones de admisió n se pueden producir vertidos, fugas y emisiones de vapor; por lo tanto se necesitan juntas adecuadas y sellados hermé ticos en mangueras y tuberías para prevenir la contamina- ció n medioambiental y las emisiones en el lugar de trabajo. Los sistemas de drenaje con tanques o sumideros cerrados capturan los líquidos vertidos, que pueden así ser recuperados. Cuando se transfieren grandes volúmenes de líquido se prefieren recipientes y contenedores cerrados y sistemas de tuberías. Se deben adoptar precauciones especiales cuando se utilizan gases inertes para presurizar las líneas de transferencia o el equipo de procesado, ya que esto puede aumentar la liberació n de compuestos orgá nicos volá tiles (COV) y contaminantes atmosfé ricos peligrosos. El reciclado o condensació n de los gases y vapores de ventilación reduce la contaminació n del aire.

lunes, 8 de octubre de 2012

Separaciones de líquidos

Los líquidos se separan sobre la base de sus propiedades físicas (p. ej., densidad, solubilidad y miscibilidad) (Kroschwitz 1992). En general se realizan separaciones de líquidos durante la producción de productos químicos a granel y las operaciones de fabricación farmacé utica. Los líquidos peligrosos se deben transferir, procesar y separar en recipientes cerrados y sistemas de tuberías para reducir las exposiciones de los trabajadores a los vertidos de líquidos y vapores del aire. Cerca de las operaciones de transferencia, procesado o separació n de líquidos se deben disponer coliriros y duchas de seguridad. Si se utilizan líquidos inflamables son necesarias medidas de control de vertidos y prevenció n y protecció n contra incendios y explosiones.

domingo, 7 de octubre de 2012

Carga y descarga de sólidos y líquidos

Los só lidos y líquidos se cargan y descargan con frecuencia de los recipientes y equipos en las operaciones de fabricación farmacéutica (Gennaro 1990). Estas operaciones se realizan a menudo manualmente; no obstante se utilizan también otros mé todos (p. ej., gravedad, sistemas de transferencia mecá nicos o neumáticos). Un equipo de procesado confinado, los sistemas de transferencia y los controles té cnicos previenen las exposiciones de los trabajadores durante la carga y descarga de materiales altamente peligrosos. La carga por gravedad desde recipientes cerrados y los sistemas de vacío, presió n y bombeo eliminan emisiones fugitivas durante las operaciones de carga y descarga. La VAL con entradas laterales captura polvos y vapores fugitivos liberados en los puntos de transferencia abierta.

sábado, 6 de octubre de 2012

Operaciones farmacéuticas Pesada y dispensación

La pesada y la dispensació n de só lidos y líquidos son actividades muy comunes en toda la industria farmacé utica (Gennaro 1990). Por lo general, los trabajadores dispensan los materiales vaciando a mano los só lidos y vertiendo o bombeando los líquidos. La pesada y la dispensació n se realizan a menudo en un almacé n durante la producció n de productos químicos o en una farmacia durante la preparació n de formas galé nicas. La probabilidad de vertidos, fugas y emisiones en el curso de estas operaciones hace necesaria la adopció n de medidas de control en el lugar de trabajo. La pesada y la dispensació n deben realizarse en un área de trabajo separada físicamente con buena ventilació n de dilución. Las superficies de trabajo en las áreas donde se pesan y dispensan los materiales deben ser lisas y hermé ticas, de forma que permitan una limpieza adecuada. La VAL con campanas de extracció n lateral o posterior previenen la liberación de contaminantes atmosfé ricos cuando se pesan y dispensan só lidos pulvuru- lentos o líquidos volá tiles (Cole 1990). La pesada y dispensación de materiales altamente tó xicos puede requerir medidas de control adicional. como campanas de ventilació n laminar o dispositivos de aislamiento (p. ej., cajas o bolsas de manipulació n con guantes) (Naumann y cols. 1996).

viernes, 5 de octubre de 2012

Acido sulfúrico y ácido fluorhídrico

Ambos se utilizan como catalizadores en los procesos de alquilación. El ácido sulfúrico se emplea tambié n en algunos de los procesos de tratamiento.

jueves, 4 de octubre de 2012

Agua amarga

El agua amarga es agua de proceso que contiene á cido sulfhídrico, amoníaco, fenoles, hidrocarburos y compuestos de azufre de bajo peso molecular. Se produce al absorber el vapor fracciones de hidrocarburos durante la destilación, en la regeneració n de catalizador o al absorber el vapor á cido sulfhídrico durante el hidrotratamiento y el hidroacabado. Tambié n se genera por la adición de agua a procesos para absorber á cido sulfhídrico
y amoníaco.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Acido sulfhídrico

El ácido sulfhídrico se encuentra de modo natural en la mayoría de los crudos de petró leo y se forma tambié n durante el proce- sado debido a la descomposició n de compuestos de azufre inestables. El á cido sulfhídrico es un gas extremadamente tó xico, incoloro e inflamable, má s pesado que el aire y soluble en agua. Tiene un olor a huevos podridos que se percibe a concentraciones muy por debajo de su límite de exposició n, que es muy bajo. Aun así, no ha de confiarse en ese olor como señ al de alerta, pues los sentidos se desensibilizan casi de forma inmediata al producirse la exposición. Se necesitan detectores especiales para alertar a los trabajadores de la presencia de á cido sulfhídrico, y en presencia del gas debe utilizarse protección respiratoria adecuada. La exposició n a niveles bajos de á cido sulfhídrico causa irritació n, mareos y cefaleas, mientras que la exposició n a niveles por encima de los límites prescritos causa depresió n del sistema nervioso e incluso la muerte.

martes, 2 de octubre de 2012

Oxidos de nitrógeno y monóxido de carbono

El gas de chimenea contiene hasta 200 ppm de óxido nítrico, que reacciona lentamente con el oxígeno y forma dió xido de nitrógeno. El óxido nítrico no se elimina mediante el lavado con agua, por lo que el dió xido de nitró geno puede disolverse en el agua y formar á cido nitroso y nítrico. Por lo común, el gas de chimenea só lo contiene una pequeñ a cantidad de monó xido de carbono, a menos que la combustió n sea anó mala.

lunes, 1 de octubre de 2012

Respuesta ante emergencias

Para cubrir una instalació n completa de proceso y facilitar la identificació n y la evaluació n de los riesgos del mismo se elaboran programas de preparació n y respuesta ante emergencias. En ellos se incluyen la formació n y educació n de los trabajadores y de los empleados de los contratistas en materia de procedimientos de notificació n, respuesta y evacuació n de emergencia.
Un programa típico de preparació n para emergencias en las instalaciones de proceso debe cumplir los correspondientes requisitos legales y de la propia compañ ía, e incluye lo siguiente:

• sistema de alarma o notificació n a los trabajadores y la comunidad;
• mé todo preferente para la comunicació n interna de incendios,
vertidos, escapes y emergencias;
• requisitos para la notificació n de incidentes relacionados con el proceso a los organismos oficiales correspondientes;
• parada de emergencia, evacuació n, procedimientos para control del personal, procedimientos de escape de emergencia, retirada de vehículos y equipos y asignaciones de rutas;
• procedimientos de respuesta y rescate de emergencia, obligaciones y capacidades que incluyan trabajadores, seguridad pú blica, contratistas y organizaciones de ayuda mutua;
• procedimientos para manipular pequeños vertidos o emisiones de productos químicos peligrosos;
• procedimientos para facilitar y proteger los servicios y fuentes de energía de emergencia;
• planes de continuidad de actividades, dotació n y aporte de personal y equipos,
• conservación de documentos y registros, seguridad, limpieza, recuperació n y restauración de la instalación.

domingo, 30 de septiembre de 2012

Mantenimiento e integridad mecánica

Las instalaciones de proceso tienen programas para mantener la integridad continua del equipo utilizado en el proceso, que incluyen inspecciones perió dicas, pruebas, mantenimiento del rendimiento, acciones correctoras y garantía de calidad. Lo que se pretende con estos programas es garantizar que la integridad mecá nica del equipo y los materiales se revisa y certifica, y que se corrigen los defectos antes de la puesta en marcha, o se toman las medidas de seguridad adecuadas.
Los programas de integridad mecá nica se aplican a los equipos y sistemas siguientes:

• recipientes a presió n y tanques de almacenamiento;
• sistemas de parada de emergencia y de protecció n contra incendios;
• defensas del proceso, como los sistemas y dispositivos de alivio de presió n y venteos, los controles, los bloqueos, los sensores y las alarmas;

• sistemas de bombas y de conducción (incluidos componentes
como las vá lvulas);
• garantía de calidad, materiales de construcción y té cnicas de seguridad,
• mantenimiento y programas preventivos de mantenimiento.

Los programas de integridad mecá nica abarcan tambié n la inspecció n y prueba de materiales de mantenimiento, piezas de repuesto y equipos, con el fin de asegurar la instalación adecuada para la aplicació n del proceso en cuestió n. Los crite- rios de aceptación y la frecuencia de las inspecciones y pruebas debe adaptarse a las recomendaciones de los fabricantes, las buenas prá cticas té cnicas, los requisitos legales, las prá cticas industriales, la política de la instalació n o la experiencia previa.

sábado, 29 de septiembre de 2012

Garantías de calidad de diseño

Cuando se inician nuevos procesos o cambios esenciales de los ya existentes, suelen realizarse una serie de revisiones del diseñ o de la seguridad de los procesos antes y durante la construcció n (antes de la revisión previa a la puesta en marcha). La revisió n del control del diseño, realizada inmediatamente antes de la fase en que se consideran los planes y especificaciones como “representaciones definitivas del diseño”, abarca las á reas siguientes:
• planos, situació n, espacio, clasificació n elé ctrica y drenajes;
• aná lisis de riesgos y diseñ o del proceso desde el punto de vista químico;
• requisitos y cualificaciones para la gestión del proyecto;
• diseñ o e integridad de los equipos de proceso y mecá nicos;
• planos de conducciones e instrumentos;
• dispositivos té cnicos fiables de seguridad, de emergencia, de alarma y de bloqueo,
• materiales de construcció n y compatibilidad.

Normalmente se realiza otra revisió n antes del inicio de la construcció n en la que se consideran los aspectos siguientes:
• procedimientos de demolició n y excavació n;
• control de las materias primas;
• control del personal de construcció n y equipamiento en la instalació n y en el lugar donde é sta se halle.
• procedimientos de fabricació n, construcció n e instalació n,
e inspecció n de los mismos.

Por lo comú n, se realizan una o má s revisiones en el curso de la construcció n o modificació n para garantizar que se cumplen las especificaciones del diseñ o y los requisitos de la instalació n en los á mbitos siguientes:
• los materiales de construcció n se suministran y se utilizan de la forma especificada;
• las té cnicas, inspecciones, verificaciones y certificaciones de montaje y soldadura son las correctas;
• se tienen en cuenta los riesgos químicos y de salud profesional durante la construcción;
• se tienen en cuenta los riesgos físicos, mecá nicos y de seguridad en el trabajo durante la construcció n; ademá s de la obser- vancia de autorizaciones y prá cticas de seguridad en la instalación,
• se dispone de sistemas de protecció n provisionales y de respuesta a emergencias, y se hallan en funcionamiento.

viernes, 28 de septiembre de 2012

Revisiones de seguridad antes de la puesta en marcha

En las plantas químicas, las revisiones de la seguridad del proceso previas a la puesta en marcha se realizan antes de poner en marcha nuevas instalaciones de proceso o introducir nuevos materiales o productos químicos peligrosos en las instalaciones, despué s de un ciclo de parada importante o de modificaciones significativas de los procesos.
Las revisiones de seguridad previas a la puesta en marcha garantizan que se ha realizado lo siguiente:
• se han verificado la construcción y montaje, los materiales y el equipo conforme a los criterios de diseñ o;
• se han inspeccionado, comprobado y certificado los sistemas
del proceso y el hardware, incluido el programa de control del ordenador;
• se han inspeccionado, probado y certificado las alarmas e
instrumentos;
• se han inspeccionado, probado y certificado los dispositivos de emergencia y seguridad y los sistemas de señ ales;
• se han inspeccionado, probado y certificado los sistemas de protecció n y prevenció n de incendios;
• se han desarrollado y revisado los procedimientos de segu- ridad, prevenció n de incendios y respuesta de emergencia, que han de estar en su sitio y ser los adecuados;
• los procedimientos de puesta en marcha está n instalados y se han iniciado las acciones adecuadas;
• se han analizado los riesgos del proceso; abordado, aplicado o resuelto todas las recomendaciones, y documentado las acciones;
• se ha completado toda la formació n inicial y/o de recuerdo exigida al personal de funcionamiento y mantenimiento, incluidas la respuesta de emergencia, los riesgos del proceso y los riesgos para la salud;
• está n completos y en su sitio todos los procedimientos de trabajo (normal y de cambio de estado), los manuales de funcionamiento, los procedimientos de los equipos y los de mantenimiento,
• se cumplen los requisitos de gestión de cambio para nuevos procesos y modificació n de los ya existentes.

jueves, 27 de septiembre de 2012

Equipo de campamento, equipo de campo y maquinaria

Todos los equipos (sierras de cadena, hachas, martillos neumá ticos, machetes, radios, estufas, linternas, equipos geofísicos y geoquímicos) deben mantenerse en buenas condiciones. Cuando, a efectos de seguridad personal, sea necesario utilizar armas de fuego contra animales (osos, etc.), su uso estará estrictamente controlado y supervisado.



miércoles, 26 de septiembre de 2012

Medidas sanitarias.

El campamento debe contar con un suministro de agua potable segura. En caso necesario, se compro- bará la pureza de la fuente. Si fuera asimismo necesario se almacenará el agua potable en recipientes limpios y etiquetados separados del agua no potable. Los suministros de alimentos deben examinarse a su llegada para comprobar su calidad e introducirse inmediatamente en un refrigerador o almacenarse en depósitos para evitar que puedan acceder a ellos insectos, roedores u otro tipo de animales. Los lavabos deben estar situados cerca de las zonas de comedores y de las letrinas. Estas últimas deben cumplir las normas de salud pú blica y
estar situadas como mínimo a 100 m de cualquier corriente de agua o costa.

martes, 25 de septiembre de 2012

Control de incendios y manipulación de combustibles.

Los campamentos deberían situarse de forma que las tiendas o estructuras esté n relativamente alejadas entre sí para evitar o reducir el peligro de propagació n de incendios. El equipo contra incen- dios debe conservarse en un depó sito central, aunque han de existir extintores en las cocinas y edificios de oficinas. La normativa para fumadores contribuye a evitar incendios tanto en el campamento como en el lugar de trabajo. Todos los trabajadores deben participar en los simulacros de incendios y conocer los planes de evacuació n en caso de un incendio real. Los combustibles deben estar etiquetados de forma clara para garantizar que se utiliza el correcto para las linternas, estufas, generadores, etc. Los depó sitos de combus- tible deben estar situados como mínimo a 100 m del campamento y a una altura superior al nivel potencial de inundació n o marea alta.

lunes, 24 de septiembre de 2012

Medidas preventivas en el campamento

Los aspectos de salud y seguridad varían en función del lugar y el tipo de trabajo que se realiza en el campamento. En la instalación de un campamento debe tenerse en cuenta la normativa local sobre incendios, salud y seguridad. Un campamento limpio y ordenado ayuda a reducir el número de accidentes.
Localización. El campamento se montará lo más cerca posible del lugar de trabajo y respetando las normas de seguridad, con el fin de minimizar los desplazamientos y la exposició n a los peligros derivados del transporte. Un campamento debe estar situado lejos de cualquier peligro natural, teniendo en cuenta asimismo las costumbres y el há bitat de los animales salvajes pró ximos al campamento (insectos, osos, reptiles, etc.). Siempre que sea posible, debería situarse cerca de una fuente de agua potable (vé ase la Figura 74.4). Cuando se trabaje a gran altura, el campamento debe estar situado a un nivel inferior con el fin de evitar el mal de altura.


domingo, 23 de septiembre de 2012

Animales de tiro en Australia

El continente australiano fue colonizado por los europeos en 1788. Las vacas fueron introducidas a la vez que las primeras ovejas, pero escaparon a los bosques circundantes. En aquellos días el arado y otros preparativos de la tierra se hacía con bueyes

pesados, y el cultivo menos pesado con bueyes normales o con caballos. El carro de bueyes se convirtió en el método estándar de transporte por tierra en Australia, y así siguió hasta que se inició y generalizó la construcción de carreteras y del ferrocarril siguiendo las rutas del oro desde 1851 en adelante.
En Australia, otros animales de tiro son el camello y el burro. Aunque se emplean mulas, nunca llegaron a ser populares en Australia (Auty 1983).

sábado, 22 de septiembre de 2012

Gestión

La alimentación diaria de los animales de tiro varía en función de la estación de trabajo. Tanto el ganado bovino como los búfalos que se emplean para tiro se alimentan en confinamiento
(todo el año) mediante un sistema de corte y transporte, con escaso o nulo apacentamiento. Se le suministra caña de arroz todo el año, dependiendo de las preferencias del granjero, en cantidades de 8 a 10 kg al día, o según sea necesario. Cuando hay, se les alimenta con otros residuos de la cosecha como cáscaras de arroz, paja y puntas de caña. Además de estos resi- duos de cosecha, durante la estación de lluvias (de abril a noviembre) se suministra hierba segada o comida por los animales en los bordes de los caminos y en los terraplenes, en cantidades de 5 a 7 kg/día y puede aumentarse cuando hay mucho trabajo hasta 10 kg/día.
La alimentación de los animales de tiro puede completarse con pequeñas cantidades de concentrados de subproductos como salvado, tortas de aceite, legumbres, cáscara de arroz
y melaza. La forma predominante de proporcionar estos concentrados es la forma líquida, mezclando todos los ingre- dientes. Los tipos y cantidades de ingredientes varían según el trabajo diario del animal, la zona geográfica, y las preferencias
y posibilidades del granjero. Durante las estaciones en las que hay más trabajo se incrementan las cantidades de concentrados que se suministran, y se reducen durante el monzón, que es cuando hay menos trabajo.
Los granjeros también eligen los ingredientes de la alimenta- ción de los animales en función de su disponibilidad, su precio
y la percepción y comprensión de su valor nutritivo. Por ejemplo, durante la estación de trabajo que va de noviembre a junio, la ración diaria puede consistir en: 200 g de torta de aceite de semilla de mostaza con 100 g (peso seco) de arroz hervido;
3/4 g de torta de aceite de semilla de mostaza, 100 g de arroz hervido o 3/4 g de melaza; o 2 kg en total de torta de aceite de sésamo, arroz pelado, salvado de trigo y arroz hervido a partes iguales, junto con sal. En los días de trabajo real de este período
(163 días), los animales reciben un 50 % de estas mismas raciones. Si los animales reciben algún tipo de concentrado en la estación en que no trabajan, la cantidad oscila entre 1/4 y
1/2 kg.

viernes, 21 de septiembre de 2012

Salud.

. El estrés del trabajo puede alterar el equilibrio que a menudo existe entre los animales sanos y los parásitos.

jueves, 20 de septiembre de 2012

• Equipo.

. La mayor parte del equipo de las granjas está anticuado y es improductivo. Gran parte del equipo que se emplea con los animales de tiro (arneses, aperos de labranza y remolques) es de tipo tradicional, cuyo diseño no ha variado en centenares de años. Además, los utensilios de la granja a menudo están mal diseñados y logran un escaso rendimiento.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Cuestiones de personal

Las cuestiones de personal pueden dividirse en:

Formación y enseñanza permanente. En algunos países, esto incluye
a los empleados de las empresas forestales; por ejemplo, quienes trabajan con motosierras están obligados a asistir a cursos apropiados de formación y enseñanza permanente.

martes, 18 de septiembre de 2012

Cuestiones de organización

En la empresa y en el lugar de trabajo deben establecerse condi- ciones para que los trabajos individuales puedan realizarse con seguridad. Para que esto ocurra, deberán abordarse las siguientes cuestiones:

• clara definición de las tareas, autoridad y responsabilidades de todos los participantes;
• un sistema salarial que favorezca la seguridad;
• jornada laboral y descansos adaptados a las dificultades del trabajo;
• procedimientos de trabajo;
• planificación y organización del trabajo;
• alarmas y primeros auxilios,
• si los trabajadores han de vivir en campamentos, definición de requisitos mínimos para los dormitorios, saneamiento, nutri- ción, transporte y ocio.


lunes, 17 de septiembre de 2012

Cuestiones técnicas

El estado de la tecnología en parte de los equipos y dispositivos forestales, como motosierras, limpiatrochas, protección para las piernas de los operarios de motosierras, etcétera, se establece en normas internacionales, tal como se trata en otras partes de este mismo capítulo. A largo plazo, deberán unificarse las EN y las normas de la Organización Internacional de Normalización
(ISO). La adopción de estas normas por cada país contribuirá a la protección uniforme del empleado de la industria. La demos- tración del vendedor o fabricante de que un determinado equipo cumple estas normas garantiza al comprador que el equipo se corresponde con el estado de la tecnología. En los numerosos casos en los que no existen normas internacionales, es necesario que se definan requisitos nacionales mínimos por parte de grupos de expertos.
Además del estado de la tecnología, son importantes las siguientes cuestiones, entre otras cosas:

• disponibilidad de los equipos y materiales necesarios en el trabajo;
• estado fiable de los equipos y materiales,
• mantenimiento y reparación.

Las operaciones forestales suelen dejar mucho que desear en estos aspectos.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Contenido de las normas en materia de seguridad

Una vez analizados los peligros de ciertos trabajos o tipos de equipos y enunciados los objetivos de protección, pueden formu- larse medidas en los ámbitos de tecnologías, organización y personal (TOP).

sábado, 15 de septiembre de 2012

Empaquetado y refrigeración (II)

El área o las cámaras de refrigeración plantean otro tipo de riesgos de incendio, de salud y de seguridad. En cuanto a la prevención de incendios, el envoltorio del producto constituye un peligro, ya que suele fabricarse con poliestireno altamente combustible. El aislamiento de las paredes suele tener un núcleo de goma esponjosa de este material. Las cámaras frigoríficas deben protegerse adecuadamente con sistemas de pulveriza- dores en seco de acción preliminar diseñados para abordar riesgos extraordinarios. (En los sistemas de acción preliminar se emplean pulverizadores automáticos acoplados a los sistemas de conducción que contienen aire seco o nitrógeno, así como un sistema de detección complementario instalado en la misma área que los pulverizadores).
Una vez que las cestas de bandejas entran en la cámara frigo- rífica, los trabajadores deben recogerlas y levantarlas hasta la altura del hombro o superior para apilarlas en una plataforma móvil. Cuando las pilas de cestas ganan en altura, los trabaja- dores tienen que ayudarse entre sí para amontonarlas en niveles superiores.
Las temperaturas en estas cámaras pueden alcanzar los –2 °C. Los trabajadores deben recibir ropas de múltiples capas o “trajes anticongelación”, además de calzado aislante con dispositivos de seguridad, y formación para utilizar estos equipos. Las plata- formas móviles y las pilas de cestas deben ubicarse en diversas áreas de las cámaras frigoríficas hasta que sean reclamadas. A menudo, los trabajadores intentan ahorrar tiempo empujando varias pilas de bandejas al mismo tiempo, lo que puede dar lugar
a lesiones musculares y de la parte inferior de la espalda.
La integridad de las cestas es un aspecto importante, tanto del control de la calidad del producto, como de la seguridad de los trabajadores. Si se acumulan rotas con otras completas apiladas en la parte superior, el conjunto de la carga se vuelve inestable y puede volcarse con facilidad. Los paquetes de producto caen sobre el suelo y se ensucian o deterioran, lo que obliga a repetir tareas y a realizar una manipulación extraordinaria a los traba- jadores. Asimismo, las pilas pueden caer sobre otros miembros del personal.
Cuando se solicita una combinación de producto específica, las cestas pueden retirarse de la pila a mano. Las bandejas se cargan en un transportador con una balanza que las pesa y las marca con etiquetas en las que figuran el peso y los códigos de seguimiento. Las bandejas se embalan manualmente en cajas de cartón o de otros materiales, en ocasiones forradas con cubiertas impermeables. A menudo, los trabajadores deben coger las bandejas. Como en el caso del proceso de empaquetado, los paquetes de producto más grandes y pesados pueden provocar estrés en las manos, los brazos y los hombros. Los trabajadores se mantienen de pie durante mucho tiempo en una única ubicación. Las esteras antifatiga pueden reducir la tensión en las piernas y la parte inferior de la espalda.