domingo, 13 de mayo de 2007

PESCA


PERFIL GENERAL
Ragnar Arnason
Visión general
La pesca es una de las actividades productivas más antiguas de la Humanidad. Las investigaciones arqueológicas e históricas nos indican que la pesca —tanto la de agua dulce como la marina— estaba muy extendida entre las civilizaciones antiguas.

De hecho, parece ser que los asentamientos humanos se establecían a menudo en zonas con buena pesca. Estos descubrimientos sobre el papel de la pesca en el sustento humano se han visto confirmados por la investigación antropológica moderna de las sociedades primitivas.

Durante los últimos siglos, las pesquerías mundiales han sufrido una transformación radical. Los métodos tradicionales de pesca han sido sustituidos en gran medida por tecnología moderna derivada de la revolución industrial. Además se ha producido un drástico aumento del esfuerzo efectivo de pesca, un incremento mucho menor del nivel global de capturas y un grave deterioro de numerosas poblaciones de peces. La industrialización de la pesca global ha conducido asimismo a la desestabilización y el descenso de muchas pesquerías tradicionales.
Por último, el aumento de la presión pesquera a escala mundial ha dado lugar a disputas internacionales sobre derechos de pesca.
En 1993, las capturas mundiales de pescado se aproximaron a 100 millones de toneladas métricas anuales (FAO 1995). De esta cantidad, la piscicultura (acuicultura y maricultura) representó unos 16 millones de toneladas. Así, las pesquerías mundiales produjeron unos 84 millones de toneladas anuales.
Unos 77 millones proceden de las pesquerías marinas y el resto, en torno a 7 millones de toneladas, de pesquerías de aguas interiores.
Para realizar estas capturas existía una flota pesquera de 3,5 millones de buques con un tonelaje bruto registrado de 30 millones de toneladas (FAO 1993, 1995). Hay pocos datos fiables sobre el número de pescadores que trabajaban en esta flota. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO 1993) estima que podían ascender a 13 millones. Menos información hay incluso sobre el número de trabajadores empleados en el procesamiento y la distribución de las capturas. Una cifra conservadora sería entre 1 y 2 veces el número de pescadores, lo que significa que entre 25 y 30 millones de personas pueden estar directamente empleados en la industria pesquera en todo el mundo. Asia es con mucho el mayor continente pesquero del mundo, con casi la mitad de las capturas totales anuales (FAO 1995). Vienen a continuación Norteamérica y Sudamérica juntas (30 %), seguidas de Europa (15 %).
En materia de pesca, los continentes de África y Oceanía son relativamente insignificantes, con una captura total conjunta del 5 % de la captura global anual.
En 1993, la mayor nación pesquera del mundo en términos de capturas era China, con unos 10 millones de toneladas de capturas marinas, equivalentes al 12 % de las capturas globales de pescado marino. El segundo y tercer lugar correspondían a
Perú y Japón, con un 10 % de las capturas cada uno. En 1993, 19 países realizaron capturas marinas superiores al millón de toneladas.
La captura mundial de pescado se distribuye entre un amplio número de especies y pesquerías. Muy pocas pesquerías tienen una producción anual superior al millón de toneladas.
Las mayores en 1993 fueron la pesquería peruana de la anchoa (8,3 millones de toneladas), la pesquería de palero de Alaska (4,6 millones de toneladas) y la pesquería chilena de jurel (3,3 millones de toneladas). Conjuntamente, estas tres pesquerías representan aproximadamente el 20 % del total de las capturas marinas mundiales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada