martes, 21 de junio de 2016

Explotación y equipos - Acarreo (I)

El acarreo en las minas a cielo abierto y de extracció n se realiza, por lo general, con camiones. El papel de los camiones en muchas minas a cielo abierto se limita al traslado del material entre la zona de carga y puntos de transferencia, como la estació n interna de machaqueo o el sistema de transporte. Los camiones tienen una mayor flexibilidad de funcionamiento que el ferroca- rril, mé todo de transporte predominante hasta el decenio de 1960. El coste del transporte en las minas de superficie metá licas y no metá licas suele ser superior al 50 % del coste total de opera- ció n de la mina. La trituració n dentro de la mina y el transporte mediante sistemas de cintas ha contribuido de forma decisiva a reducir este elevado coste de transporte. Las innovaciones intro- ducidas en los camiones, como los motores diesel o la transmisió n elé ctrica, han permitido aumentar la capacidad de los vehículos. Actualmente, algunos fabricantes construyen camiones de má s de 240 toneladas y en un futuro pró ximo se espera llegar hasta las 300 toneladas. Ademá s, el uso de sistemas informá ticos de gestió n de cargas y la tecnología de posicionamiento por saté lite permiten el seguimiento y la planificació n de los vehículos con una mayor eficiencia y productividad.
El acarreo puede realizarse en vías de direcció n ú nica o doble. La conducció n puede ser por la derecha o por la izquierda; esta última se utiliza má s porque permite al operario ver mejor la posició n de las ruedas en camiones muy grandes. La circulació n por la izquierda ha permitido asimismo mejorar la seguridad al reducir la posibilidad de colisió n en el lateral del conductor. Las pendientes en las vías de transporte suelen estar limitadas al 8-15 % para transportes sostenidos, situá ndose el valor ó ptimo entre el 7 % y el 8 %. La seguridad y el drenaje de las aguas requieren pendientes fuertes con secciones mínimas de 45 m y un gradiente má ximo del 2 % cada 460 m de pendiente. Las bermas (bordes elevados) entre la carretera y la excavació n cons- tituyen una norma de seguridad en las minas de superficie, aunque tambié n pueden estar situadas en el centro de la carre- tera para separar las dos direcciones del trá fico. En las carreteras alternadas?? pueden instalarse vías de escape de elevació n creciente al final de las pendientes prolongadas. Las barreras de limitació n como las bermas deben utilizarse de forma normalizada entre la carretera y las excavaciones adyacentes. Unas carreteras de alta calidad mejoran la productividad al aumentar la velocidad de seguridad de los camiones y reducir el tiempo muerto de mantenimiento y la fatiga del conductor. El buen mantenimiento de las carreteras para el trá nsito de camiones contribuye a reducir los costes de funcionamiento gracias a un menor consumo de combustible, una mayor vida ú til de los neumá ticos y menores costes de reparació n.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada